Asociación Española de Banca

English
Buscar

Informe Económico y Financiero

ABRIL 2015

El pasado año, la economía española intensificó la recuperación iniciada a mediados de 2013 encadenando seis trimestres consecutivos de crecimiento y una intensa creación de empleo. Este punto de inflexión es el fruto de las ganancias de competitividad derivadas de la devaluación interna, de los avances en la consolidación presupuestaria y de la profunda reestructuración del sector bancario. Han jugado asimismo un papel determinante la puesta en marcha de la Unión Bancaria y la extensión de las medidas no convencionales por el BCE al reducir las tensiones en los mercados, allanar el acceso al crédito y reducir los costes de financiación.

En todo caso, la crisis dista de haberse superado ya que sólo se ha recuperado un 30 por ciento del PIB perdido y un 10 por ciento del empleo destruido durante la recesión. Persiste, a su vez, un elevado nivel de endeudamiento -público, privado y con el exterior-, lo que requiere mantener el proceso de desapalancamiento y seguir acumulando un excedente por cuenta corriente.

Con las medidas adecuadas, es posible reforzar el ritmo de crecimiento y de creación de empleo, lo que invita a mantener el rumbo de la política económica hacia el ajuste de los desequilibrios pendientes y la flexibilización de los mercados al objeto de alcanzar un uso más exhaustivo y eficiente de los factores de producción. Las perspectivas apuntan hacia una consolidación de la fase de recuperación, con un crecimiento próximo al 3 por ciento, sustentada en la mejora de las condiciones internas a las que, actualmente, se suman otros factores como el descenso de los precios de la energía, la depreciación del euro y unas mejores perspectivas de crecimiento en la Eurozona.

El sector bancario, aun partiendo de una posición mucho más confortable y en condiciones para dar consistencia a la recuperación, sigue enfrentado a importantes retos entre los que destacan el estrechamiento de los márgenes que acompaña unos tipos de interés excepcionalmente bajos y un marco regulatorio particularmente exigente con elevados niveles de capitalización y de aprovisionamiento. La recuperación de la rentabilidad pasa por una racionalización de las estructuras y la contención de los costes operativos.

© 2017 Asociación Española de Banca | Paseo de la Castellana 259 D.| email: aeb@aebanca.es | 28046 Madrid | Tlfo: 917 891 311 Aviso legal Página principal Mapa del sitio